Galeria

Cercar permacultura en el desierto ley open range en Arizona

Vivir la vida a consciencia significa cuidarnos y cuidar aquello que nos rodea. Bajo esta premisa es que nosotros hemos decidido cercar parte de nuestro rancho.  Si bien la Ley Open Range no nos obliga a ello, nosotros preferimos hacerlo teniendo en cuenta las prevenciones que dicha normativa recomienda.  Amar la naturaleza significa brindar el mismo respeto y cuidado a los demás como el que pedimos para nosotros.

Y ese otro son las personas con las que convivimos a diario, pero también los animales a los que con el “progreso” de la humanidad vamos obligando a que se desplacen en busca de nuevos destinos, simplemente evitando perecer por la pérdida de sus hábitats. Al respecto el filósofo alemán, Arthur Schopenhauer, aseguraba que “El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales”, reconocerlo nos permitirá cambiar esa situación.

SEGURIDAD CERCANDO

Nuestro rancho en Arizona significa la concreción de un sueño largamente proyectado. Como todo emprendimiento, difícil será conseguir los objetivos si no se planifica primero.  A Séneca suelen adjudicarle la frase “nunca hay viento favorable para el que no sabe hacia dónde va”, nosotros tenemos en el horizonte el principio de vivir de manera armónica con el medio ambiente y todos quienes lo habitan.  

Por diferentes motivos profesionales y personales hemos decidido plantear el desarrollo de nuestro rancho en etapas. En un primer momento del proyecto tenemos previsto alambrar tres o cuatro hectáreas del rancho ya que ahí localizaremos la vivienda, el huerto, animales  y mascotas. Esta zonificación de nuestro rancho nos permitirá estar tranquilos ante posibles visitas de, por caso, Coyotes, Bobcats (Linces), Javelinas (Pecarí) o Leones de montaña (Pumas) tan comunes en la zona.

En el apartado de Permacultura decíamos que “difícil es que se respete aquello que no se conoce” y ese conocimientos de aquellos que nos rodean nos permite entablar una convivencia respetuosa. Este acuerdo tácito para vivir en armonía incluye la flora y la fauna.  

Algunos consejos prácticos ofrecidos por Arizona Game and Fish Departament brindan una oportunidad única para evitar romper con el equilibrio respetuoso con la fauna silvestre, poniendo en riesgo a las personas o los animales.


Mencionamos que la Ley Open Range no nos impone la exigencia legal de cercar, pero si tenemos un sentido de responsabilidad civil y moral que nos lleva a ello.  Nos encanta el sentimiento de libertad que experimentamos en esta montaña y sabemos que debemos ser libres sin comprometer la libertad de nadie más para ello.  Entonces,  el respeto es una vía de doble mano.


Un cerco implica siempre una inversión y puede que no sea lo más bello del paisaje, pero representa un compromiso. Es la forma de decir a tus vecinos que no deseas ser un dolor de cabeza, ya que tus animales no harán daño a los demás y también demuestras que tu hogar está protegido. Deseamos dar el mensaje de que nos interesa vivir en armonía con todo el entorno.

Parte de esa armonía y respeto con el medio ambiente, los lograremos con el diseño adecuado del huerto, los jardines y la elección de las plantas, ya que dependiendo de las especies que incluyamos serán las interacciones que logremos con el entorno.

Debemos tener en cuenta las características del suelo, el clima y demás aspectos que garantizarán o no la vida de las plantas elegidas. Algunas especies pueden no adaptarse a la vida del desierto o, por el contrario, convertirse en una plaga.

Es importante conocer también la relación que las plantas que introduzcamos tengan con los animales silvestres de la zona, ya que ellos buscaran satisfacer sus principales necesidades. Es decir, proveerse de alimento, refugio y agua. Por lo tanto debemos ser conscientes de lo que provocamos.

Por ejemplo, el manejo del agua debemos realizarlo de forma tal que no signifique desviar un curso natural que daba respuesta a las necesidades de diferentes especies. De la misma manera hay que considerar que nuestros depósitos de agua pueden atraer diferentes animales, algunos como las aves serán una visita muy bien recibida, pero sus depredadores no. Por ello la importancia de ubicar bien acequias y tanques.

Algunas plantas y arbustos pueden atraer a determinados animales y con el mismo criterio que con el agua, el análisis debe centrarse en la cercanía al hogar, ya que puede ser interesante que nos visiten libres y conejos, pero no los animales que los buscan como presas. Para ello contamos con algunas especies, sobre todo de aromáticas que sirven, además de para el consumo, como repelentes naturales de depredadores.En cuanto al refugio que los animales buscarán, hemos de delimitarlo lejos del área del huerto y el hogar para no tener inconvenientes. Por el ejemplo el cepillo denso es el preferido de depredadores y serpientes de cascabel y debemos evitarlo en toda la zona habitacional.


En definitiva ¿qué sería del hombre sin los animales? El jefe Seattle en su respuesta del año 1854 aseguró: “Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual; porque lo que sucede a los animales también le sucederá al hombre. Todo va enlazado. Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra les ocurrirá a los hijos de la tierra”.

Extraterrestre Ermitaño